Página principalContactarMapa de la webEnlacesBúsquedasGalería de fotos
turismosobrarbe.comComarca de Sobrarbe

La Comarca

Por valles y zonas

Valle del Cinca


EL río Cinca nace bajo el glaciar de Monte Perdido, discurre por los valles de Pineta y Bielsa, y salvando el congosto de Las Devotas llega a tierras de Tella-Sin, Puértolas y Laspuña. Desde allí continúa su camino hacia zonas más llanas y calurosas.


El municipio de Bielsa, formado por la villa y sus aldeas (Javierre, Espierba, Parzán y Chisagüés), vivió una de sus mejores épocas durante el siglo XVI, cuando el hierro de sus minas era conocido y cotizado en todo el país. De aquellas fechas datan la iglesia parroquial y la Casa Consistorial, ambas reconstruidas después de la Guerra Civil. La imponente fachada del Ayuntamiento es una de las escasas muestras de arquitectura renacentista en la comarca. Su interior alberga el Museo Etnológico Municipal con un apartado que recuerda el acontecimiento de "la Bolsa de Bielsa" vivido durante la Guerra Civil.



La iglesia de Javierre, del siglo XII y dedicada a Santa Eulalia, acoge en su interior un retablo y varias tablas del siglo XV.

El túnel de Bielsa - Aragnouet, abierto desde 1976, comunica la comarca de Sobrarbe con Francia por la carretera A-138.

Tella - Sin es un municipio que agrupa a once pueblos repartidos por varios valles. En Lafortunada, a los pies de Punta Llerga, podemos visitar el Museo Pirenaico de la Electricidad.




La iglesia de Badaín data del siglo XI, aunque fue reformada y ampliada en el XVI. Parte del edificio se ha habilitado como albergue.

Por ser lugar de paso Escalona, es el pueblo más visitado del municipio de Puértolas y allí se concentran casi todos los servicios. Escalona es puerta de acceso a los valles de Añisclo y Escuaín.




Laspuña revive una vez al año su larga tradición maderera con el descenso de las "nabatas", a las que se han dedicado el "Museo de Las Nabatas" y el EcoMuseo Luis Pallaruelo.

El Cinca discurre caudaloso y reposado por Labuerda sin las prisas y los saltos de la montaña. En Aínsa recibirá las aguas del Ara, su principal afluente en estas tierras, y a paritr de aquí su velocidad se ralentizará debido a los embalses de Mediano y El Grado.

En Labuerda destaca su iglesia renacentista. Desde allí se accede a San Vicente de Labuerda, donde descubriremos una importante muestra del románico en la iglesia de San Vicente, al traspasar el esconjuradero. En su interior guarda un magnífico retablo gótico del siglo XV. Dentro del conjunto urbano destaca la torre de Casa Buil.

El casco antiguo de Aínsa, declarado Conjunto Histórico Artístico, es visita obligada. Paseando por el castillo (siglos XI - XVI), por la Plaza Mayor -con soportales distintos entre sí (siglos XIII-XV)- por la iglesia románica de Santa María (s. XII), con su hermoso claustro, y por las calles empedradas se pueden sentir los siglos de historia de esta villa medieval. A 1,5 km del pueblo se alza el templete circular de la Cruz Cubierta, en cuyo interior una columna representa el árbol y la cruz de Sobrarbe, símbolos de la comarca del Sobrarbe que aparecen en un cuartel del escudo de Aragón.




Morillo de Tou y Ligüerre de Cinca fueron expropiados y abandonados tras la construcción de los embalses de Mediano y El Grado en la segunda mitad del siglo XX. Una iniciativa pionera en España impulsada por los sindicatos CCOO, en Morillo de Tou, y UGT, en Ligüerre de Cinca , ha transformado las ruinas en modernos centros de vacaciones. En el casco urbano de Ligüerre destaca "El Palacio", casa fuerte del siglo XVI con torre repleta de aspilleras.




La torre de la iglesia de La Asunción (s. XVI) de Coscojuela de Sobrarbe es la más alta de la comarca y en el dintel de su puerta está tallada la Cruz de Sobrarbe.
Este pueblo, con varios pasos abovedados en sus calles, es una buena muestra de la arquitectura de la zona.

Castejón de Sobrarbe también ha sabido conservar la arquitectura tradicional, presidida por su monumental iglesia de La Asunción, de estilo gótico aragonés (s. XVI).

Colgados varios cientos de metros sobre el estrecho del Entremón, el castillo y la ermita de San Emeterio y San Celedonio de Samitier (ambos del s. XI) ofrecen una de las panorámicas más espectaculares de todo el Sobrarbe. El casco urbano está presidido por la torre de San Vicente (s. XVI).

En la plaza de Escanilla se encuentra la iglesia de San Saturnino. Junto a ella, la solariega Casa Mora, del siglo XVI. En el centro de la plaza se conserva un crucero de 1908.




La impresionante torre defensiva de Abizanda es de origen musulmán y estilo lombardo, datando su primera reconstrucción de 1023. Desde su cadalso es posible disfrutar de una buena panorámica. La abadía de la iglesia de la Asunción (s. XVI) alberga el Museo de Creencias y Religiosidad Popular del Pirineo Central.


Notas/curiosidades:

Las verjas de El Escorial están realizadas con hierro de las minas de Bielsa.
En El Pueyo de Araguás se encuentra la casa más antigua de Sobrarbe: Casa Coronas, fechada en 1519.