Página principalContactarMapa de la webEnlacesBúsquedasGalería de fotos
turismosobrarbe.comComarca de Sobrarbe

Naturaleza

Glaciares Pirenaicos

Glaciares Pirenaicos

Los valles y montañas de Sobrarbe aparecen intensamente esculpidos por la acción de los glaciares durante el Cuaternario, cuyos ejemplos encontramos en los amplios circos glaciares de la cabecera de los valles, en los valles con forma de U o en artesa, en los depósitos morrénicos a distintas altitudes o en los valles colgados. Pero no sólo encontramos estas formas heredadas de modelado glaciar, sino que todavía hoy sobreviven glaciares funcionales por encima de 2.700 m de altitud, bajo las cumbres del Posets, Monte Perdido y Vignemale.



El clima, responsable directo de la extensión de los hielos glaciares, presenta actualmente unas características de tipo alpino en los altos valles de esta comarca con precipitaciones abundantes (1000 mm anuales, superando incluso los 2.000 mm en zonas de cumbres) y temperaturas medias anuales que se encuentran por debajo de los 10ºC en los valles y de los 0ºC en las cumbres.

Hablar del glaciarismo actual en el Sobrarbe, es certificar la existencia de un fenómeno de carácter residual. Los glaciares pirenaicos se han ido diezmando en número, extensión y volumen y es por ello que podemos hablar en esta comarca de los últimos reductos del glaciarismo como son los Glaciares de Monte Perdido. Conforman en la actualidad uno de los complejos glaciares más bellos de todos los Pirineos y su singularidad está en función de su situación tan meridional con respecto a Europa, una situación ambiental límite. Está ubicado en la cara norte del Macizo de Monte Perdido, sobre el circo de Pineta, y cuenta con una superficie de unas 60 ha.



Otras manifestaciones glaciares menores las podemos contemplar en el Posets, único glaciar de medianas dimensiones; o los ya heleros en el Macizo de Vignemale, o en Robiñera sobre el circo de Barrosa en el Valle de Bielsa.

La Comunidad Autónoma los ha dotado de protección a través de la Ley 2/1990 de 21 de marzo de Declaración de Monumentos Naturales de los Glaciares Pirenaicos buscando su conservación y protección para un uso educativo, científico, cultural y recreativo.