ARTE RUPESTRE

Enclave:

Abrigo de la Ermita de San Úrbez

  • Localidad:Fanlo
  • Municipio:Fanlo
  • Cota:926
  • Protección:Bien de Interés Cultural. Patrimonio Mundial.
  • Secuencia Cultural:Neolítico
  • Excavación:Joan Pallarès Personat

DESCARGAS

Mapa

Descripción

Se atraviesa en vehículo todo el cañón de Añisclo hasta llegar al aparcamiento habilitado por el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.

Desde allí, nos dirigimos hacia el puente de San Úrbez, atravesándolo, para continuar caminando a lo largo del cañón, ahora en su vertiente izquierda. En diez minutos llegamos a la ermita, ubicada junto a la confluencia de los ríos Bellos y Aso.

Se trata de una ermita rupestre creada aprovechando la oquedad en la pared calcárea.

Un muro de cerramiento completa el espacio de la ermita. Se accede a través de una robusta escalera que llega hasta la verja-puerta.

Al fondo, un espacio cerrado a modo de cripta es el lugar donde la tradición sitúa la morada del santo. Se accede a él a través de una puerta en arco de medio punto sobre jambas en nacela y con el trasdós moldurado por una imposta.

El panel con las pinturas esquemáticas se encuentra en el exterior de la cavidad edificada, debajo de la ermita y sobre la roca caliza a dos o tres metros del actual suelo (excavado al construir la pista).

Contiene:

-Una composición geometrizante de color rojo que integra dos cuadrados redondeados y una línea curvada, con un apéndice en su parte superior, que queda cortada por un desconchado. Mide 10 cm de larga y 9 cm de ancha.

-Líneas verticales de color rojo (a la derecha de la composición anterior) trazadas de forma irregular con un color más brillante que la anterior. Ocupan una superficie casi rectangular de 22cm por 27cm.

-Trazo difícilmente clasificable ubicado en el extremo opuesto a las pinturas anteriores.

-Numerosos grafitos de época contemporánea (se halla en un lugar de paso de miles de turistas).

Algo más de un kilómetro aguas arriba del río Aso, junto a un puente, en el sendero que conduce a Sercué, se localiza un abrigo poco profundo con grafitos con fechas como 1660 y 1834 superpuestos a restos de pinturas rojas.

HIPÓTESIS MÁS PLAUSIBLES

Se trataría de una obra del ser humano de época neolítica que se ubica en un lugar considerado sagrado al menos desde el siglo XI, y cuyo culto, según la tradición oral, se remontaría al siglo VIII.