ARTE RUPESTRE

Enclave:

Espluga de Puyascada

  • Localidad :San Juan de Toledo
  • Municipio :La Fueva
  • Cota :1.320 m
  • Protección :
  • Secuencia Cultural :Neolítico

DESCARGAS

ENLACES

    Mapa

    Descripción

    Ubicado en los impresionantes acantilados calcáreos de la cara sur de la Sierra Ferrera.

    Al oeste de esta cueva, en los mismos desfiladeros, se encuentra la cueva de El Forcón.

    Se trata de una cueva con una boca de amplias dimensiones de más de 15m de anchura, que ilumina perfectamente el gran vestíbulo de la gruta, que representa la práctica totalidad de su desarrollo.

    Podría definirse como un gran abrigo con una pequeña galería terminal de techo bajo y de longitud no superior a 5m.

    Según Vicente Baldellou se trata de un cueva habitada al menos en dos momentos diferentes:

    • Neolítico Medio (4000-3500 a C)
    • Eneolítico, Calcolítico o Edad del Cobre (3000 a 1800 a.C.)

    Alguno de los habitantes de esta cueva utilizaría la cueva de El Forcón como lugar de enterramiento.

    De época neolítica se han recuperado restos de alfarería lisa y de cerámicas decoradas con impresiones e incisiones realizadas en crudo con una excelente gama de diseños y composiciones, bien elaborados, con acabados muy cuidados, obtenidos con diversos útiles (útil dentado, peines, útiles estriados?) entre los que no se encuentra el "cardium" ni otra clase de conchas.

    Las incisiones o impresiones se combinan con otros elementos decorativos como las decoraciones plásticas o las decoraciones pintadas (sólo se ha recuperado una pieza)

    También de época neolítica aparecen restos de industria lítica tallada (una raedera, un raspador, varias láminas, un tosco denticulado, y una hermosa hoja), de industria lítica pulimentada (un talón cónico, hachas y hachuelas poco abundantes) una importante industria ósea (tres espátulas y gran número de punzones), varios objetos de adorno (dos cuentas de collar discoidales sobre concha, tres cuentas de collar creada a partir de una pieza dentaria y de concha, un posible anillo de hueso, dos conchas rotas en su parte superior).

    Aparecen restos de animales que debieron servir de alimento a los habitantes de esta cueva: huesos de óvidos y cápridos y, en menor número, de bóvidos y suidos. La presencia de animales salvajes (ciervo y corzo) es ínfima (5%) y revela una actividad cazadora de escasa dimensión.

    Apareció también un molino barquiforme de granito troceado en dos partes, una volandera de granito y varios carbones y zonas cenicientas que fueron utilizadas para la realización del análisis por el sistema del C14. Los resultados conseguidos fueron los siguientes: 3980 y 3630 a. C.

    Se trata de una fecha bastante tardía, pero no es un caso aislado, que se correspondería con el Neolítico Medio (4000-3500 a C) o fase epicardial (al hablar del tipo de cerámica).

    Es una época en la que abundan las cerámicas impresas e incisas y ha desaparecido las ornamentaciones cardiales.

    De otro periodo posterior, correspondiente con la Edad del Cobre (3.000 a 1800 a. C.) se recuperaron algunos materiales pobres y poco expresivos, como tres fragmentos decorados, que podrían relacionarse con las producciones alfareras de tipo campaniforme.

    Podría pensarse que nos encontramos ante una cerámica de fabricación local que imita, de una forma bastante burda, ejemplares más característicos, pero ello no obvia su atribución al eneolítico.

    Excavación

    Julio de 1975. Vicente Baldellou y otras ocho personas. Se contó con la colaboración de los profesores María José Calvo y Anchel Conte, descubridor del yacimiento. 15 Días de duración.