ARTE RUPESTRE

Enclave:

Ruta de los tres dólmenes

  • Horario estimado :3 h
  • Distancia :10,1 km
  • Desnivel acumulado :Positivo: 296 m; Negativo:298 m
  • Altitud :Máxima: 939 m ; Mínima: 833 m
  • Tipo :circular
  • Dificultad :Media
  • Itinerario :Sólo algunos tramos del recorrido están señalizados. El resto, no cuenta con señalización vertical pero se puede seguir sin dificultad ya que los senderos y caminos son muy claros.
  • Desplazamiento :Todo el recorrido se realiza a pie, tanto por pista forestal como por sendero.

Mapa

ELEMENTOS DE INTERÉS

Parque Cultural del Río Vero, Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara, carrascal llamado "Selva de Almazorre", paisaje agrario de la "Tierra Bucho"

ENCLAVES ARQUEOLÓGICOS PREHISTÓRICOS DE INTERÉS

Dolmen de las Balanzas (II milenio a.C.), Dolmen de la Capilleta (III milenio a.C.), Dolmen de Pueyoril (III milenio a.C.)

DESCRIPCIÓN

A los pies del Tozal de Asba, montaña mítica y lugar al que acudían las brujas de Sobrarbe, tal como cuenta la tradición, se extienden los densos carrascales y las planicies de la Tierra Bucho.

La magia y el misterio envuelven este sector del Parque Cultural del Río Vero, ya que también conserva algunas de las construcciones humanas más enigmáticas y desconocidas, los dólmenes.

A través de esta ruta vamos a conocer tres ejemplos de ello, conocidos con el nombre de la Caseta de la Balanzas, de la Capilleta y de Pueyoril.

Tanto si se parte de Aínsa como de Boltaña, hay que tomar la carretera que conduce a Guaso. Al llegar al pueblo de Arcusa, continuamos por la carretera A-2205 durante 2,5 km. Debemos tomar una nueva carretera a la derecha en indicación a Paules de Sarsa y Sarsa de Surta. Junto a este cruce se encuentra el punto de partida.

A escasos metros del cruce de carreteras se encuentran las ruinas de un edificio llamado Mesón de Arcusa.

Junto a él existe un punto de información del Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara; resulta muy evidente dada su estructura de madera con tejadillo a seis vertientes. Estacionaremos nuestro vehículo junto a él.

Sólo algunos tramos del recorrido están señalizados. El resto, no cuenta con señalización vertical pero se puede seguir sin dificultad ya que los senderos y caminos son muy claros. Hay que prestar especial atención a los cruces de caminos.

De la explanada acondicionada como aparcamiento, parte la pista que debemos tomar y que se dirige hacia el suroeste.

Aunque no cuenta con señalización la encontraremos sin dificultad, ya que es la única que parte de este lugar. Al inicio del recorrido pasamos junto a un pequeño grupo de pinos silvestres.

Durante los siguientes 10 minutos atravesamos una zona muy amplia cubierta por un denso matorral de boj, siento ésta la planta más abundante en la zona.

A comienzos del siglo XX, los vecinos de este territorio meridional de Sobrarbe comenzaron una nueva actividad artesanal, basada en la talla de las raíces del boj o "bucho" con el fin de obtener bolas de gran dureza.

Después se enviaban a Francia para ser vendidas como piezas imprescindibles en el juego de bolos.

Esta actividad se mantuvo hasta la llegada de la Guerra Civil española en 1936, ya que durante la contienda se impidió cualquier transacción comercial con el país vecino.

La desaparición de este trabajo también se vio acelerado por la sustitución progresiva de las bolas de madera por las de hierro.

Durante las tres décadas en las que permaneció activa la explotación del boj, muchos vecinos de Santa María de La Nuez y Betorz, y en menor proporción los de Lecina y demás pueblos de la zona, se dedicaron a esta actividad porque resultaba económicamente más rentable que otras.

Es por ello que, desde comienzos del siglo XX, la población de Sobrarbe llama a este sector de la comarca como "Tierra Bucho".

Al llegar al punto más elevado del primer tramo del camino, debemos continuar por la pista y descender por la margen izquierda del barranco de las Pilas, afluente del río Vero.

En la ladera opuesta se extiende un bosque de pinos y grandes carrascales. En ningún momento dejamos de ver la silueta inconfundible del pico de Asba, que con sus 1.438 m de altitud es el punto más elevado de toda la zona.

A los 20 minutos desde que iniciamos la ruta llegamos al fondo del barranco, normalmente seco excepto en periodos de lluvia abundante. Debemos remontar el lecho pedregoso del barranco unos 60 m.

Sin lugar a equivocación, encontraremos nuevamente la pista a nuestra izquierda. A partir de este punto, comienza una subida prolongada mientras se atraviesa el carrascal.

Le sigue un nuevo tramo prácticamente llano y muy abierto que se dirige hacia el suroeste. Caminamos por la pista hasta encontrar un sendero a la izquierda, señalizado con una placa metálica que indica "Caseta de las Balanzas".

Trascurridos los siguientes 10 minutos por un sendero muy claro y con abundantes mojones de piedra, llegamos al primero de los monumentos megalíticos que visitamos, llamado Dolmen de las Balanzas.

Gracias a su lejanía respecto a zonas habitadas y al espeso carrascal que lo rodea y oculta, hoy podemos disfrutar de un importante yacimiento arqueológico que se conserva en buen estado, a pesar de que algunos bloques de piedra que lo conforman estén algo desplazados respecto a su posición original.

Del panel interpretativo con información del dolmen parte el sendero por el que debemos continuar. Cuenta con señal direccional denominada "Ruta al dolmen de Almazorre", ya que a este lugar también se puede llegar desde el pueblo de Almazorre en tan sólo 1hora y 10 minutos, formando parte de la red de senderos del Parque Cultural del Río Vero.

Tras caminar 5 minutos desde el dolmen, encontramos una pista que cruza perpendicularmente el sendero que estábamos siguiendo. Aquí debemos tomar la pista hacia la derecha, abandonando así el sendero que nos hubiera llevado a Almazorre. Aunque no vamos a encontrar más indicaciones a partir de ahora, no vamos a tener problemas, pues siempre caminaremos por pistas forestales bien trazadas.

A lo largo de los siguientes 10 minutos, y tras un ligero ascenso, llegamos a un nuevo cruce de pistas muy importante. Debemos ignorar las que existen a ambos lados, con el fin de continuar por la situada frente a nosotros.

Trascurridos 50 m, la pista tuerce hacia la derecha (al norte) para dirigirse a Paules de Sarsa. Poco más adelante, desde el camino podemos contemplar una panorámica del pico de Asba y del río Vero que discurre encañonado y describiendo varios meandros.

Trascurridos 10 minutos desde el anterior cruce, encontramos uno más, pero en este caso continuamos por la pista de la izquierda. A medida que avanzamos hacia el norte seguimos atravesando el extenso carrascal.

Después de una 1 hora y 30 minutos desde el comienzo de la ruta, unos muros de piedra seca a ambos lados del camino nos indican que muy pronto alcanzaremos la carretera.

Mirando al norte podemos adivinar las cumbres pirenaicas de Monte Perdido y Peña Montañesa, así como los pueblos de Arcusa y El Coscollar.

Después de unos campos de almendros, llegamos a la carretera y al cruce que da acceso a El Coscollar. En este mismo lugar se encuentra la Ermita de San Isidro.

Para visitar el segundo de los monumentos megalíticos, hay que girar a la izquierda y caminar por la carretera en dirección a Paules de Sarsa durante 120 m.

Gracias a una indicación llegamos al "Dolmen de la Capilleta", situado en un pequeño altozano. También podemos contempla una amplia panorámica y los pueblos de Paules de Sarsa y Santa María de la Nuez.

Regresamos a la carretera y a la ermita de San Isidro. Sin tomar el desvío a El Coscollar, durante los siguientes 20 minutos y 1.400 m, caminamos por la carretera hasta encontrar un panel explicativo y una señal a la derecha que indica "Dolmen de Pueyoril".

Un sendero muy claro y amojonado nos llevará en 5 minutos al tercero de los monumentos megalíticos que visitamos en la ruta.

Debemos regresar a la carretera por el mismo sendero. Tan sólo nos queda caminar los últimos 10 minutos por la carretera para llegar al punto de partida.

RECOMENDACIONES

Es necesario llevar agua y calzado de montaña.